jueves, 25 de septiembre de 2008

De vuelta..

Hola a todos! ya regrese.. pues luego de unas larrgas vacaciones voluntarias he regresado, despues del puente la verdad me entro una flojera enorrrme, y no fue por las vacaciones sino por que han pasado cosas en mi vida que me dejaron en un estado catatonico, es decir decidi bloquear todos mis pensamientos y apenas hoy como que medio desperte, asi que mi primer pensamiento luego de dos semanas de ausencia es.... jejejeje bueno seran tres pa no desperdiciar el tiempo :P


1: Donando sangre
Hace muchos años, cuando trabajaba como voluntario en un Hospital de Buenos Aires, conocí a una niñita llamada Isabel, quien sufría de una extraña enfermedad. Su única oportunidad de recuperación aparentemente era una transfusión de sangre de su hermanito de 5 años, quien había sobrevivido milagrosamente a la misma enfermedad y había desarrollado anticuerpos necesarios para combatirla.
El médico explicó la situación al hermano de la niña, y le preguntó si estaría dispuesto a dar su sangre a su hermana. Yo lo vi dudar por solo un momento antes de tomar un gran suspiro y decir: -Si, lo haré, si eso salva a Isabel-.
Mientras la transfusión continuaba, él estaba acostado en una cama al lado de la de su hermana, y sonreía mientras nosotros asistíamos a ambos, viendo retornar el color a las mejillas de la niña.
Pero al rato la cara del niño se puso pálida y su sonrisa desapareció. Miró al médico y le preguntó con voz temblorosa -¿A qué hora empezaré a morirme?-
Siendo solo un niño, no había comprendido al médico, pensaba que le daría toda su sangre a su hermana... ¡Y aún así se la daba!


Da todo por quien ames. Actitud, después de todo, es todo.


2: El helado
Hace unos días, un niño de alrededor de 10 años entró en una heladería y se sentó en una mesa. La camarera puso un vaso de agua en frente a él.
-¿Cuánto cuesta un cucurucho de helado de chocolate?-, preguntó el niño. –
Dos pesos cincuenta-, respondió la camarera. El niño sacó una mano de su bolsillo y examinó una cantidad de monedas...
-¿Cuanto cuesta un helado de chocolate en vasito?-, volvió a preguntar. Algunas personas estaban esperando ser atendidas y la camarera ya estaba un poco impaciente.
-¡Dos pesos!-, le contestó bruscamente.
El niño volvió a contar las monedas...
- Entonces quiero el helado en vasito-, dijo el niño. La camarera le trajo el helado, puso el ticket en la mesa y fue a atender otras mesas, refunfuñando por el tiempo que le había hecho perder el niño.
Éste terminó el helado, pagó en la caja y se fue. Poco después la camarera llegó a la mesa que el niño había ocupado, para limpiarla, y entonces le costó tragar saliva con lo que vio. Allí, puestos ordenadamente junto al plato vacío, había cincuenta centavos... su propina.


Jamás juzgues a alguien antes de tiempo.


3: La pregunta más importante
Durante mi segundo semestre en la Escuela de Enfermería, nuestro profesor nos tomó un examen sorpresa. Yo era una estudiante conciente y leí rápidamente todas las preguntas, hasta que llegué a la última:
¿Cuál es el nombre de la mujer que limpia la escuela?
Seguramente esto era algún tipo de broma. Yo había visto muchas veces a la mujer que limpiaba la escuela. Ella era alta, cabello oscuro, como de cincuenta años, pero... ¿Cómo iba yo a saber su nombre?
Entregué mi examen, dejando la ultima pregunta en blanco. Antes de que terminara la clase, alguien le preguntó al profesor si la última pregunta contaría para la nota del examen.
-Absolutamente-, dijo el profesor. En sus carreras ustedes conocerán muchas personas. Todas son importantes. Ellos merecen su atención y cuidado, aunque solo les sonrían y digan: -¡Hola!-
Yo nunca olvidé esa lección.
¡Ah!, y también aprendí que su nombre era Dorotea...


Respeta a cada ser humano que conozcas, todos somos únicos e importantes.



10 comentarios:

Vizarro Man dijo...

bienvenida de nuevo, muy lindas tus reflexiones, ya no te pierdas tanto, saludoteesss!!!

* R e N a * dijo...

hermoso post, me encantó el de la transfusión, awwwww

Gaby dijo...

Maravillosas reflexiones, todas ellas en verdad importantes.

¡Que bueno que estas de vuelta.! :)

Coconita dijo...

onde jijjos andabas eeeeeeeeeeeee

jumjum, aca en este blo ya no mas se escuchaban los grillos


aaaaaaaaaa, pos semos unicos

besos :D

P´PITO dijo...

Welcome back....todo bien? que bueno oye muy bonito post, me hizo reflexionar en donde estamos y a donde vamos.....
saludos!!!

A.- dijo...

Me alegra que estes de vuelta! Espero que estes muy bien.
Me encantaron las historias, pues todas son muy bonitas y ciertas, sobre todo la última.

Saludos!

♥♥ ★★Itzi Citlally★★ ♥♥ dijo...

Hay amiga lo del nino del helado casi me hizo llorar :( que bonito post nos diste la verdad tu si que siempre que regresas vienes con buenas cosas :)

Saludos amiga que tengas un buen fin de semana :)

Bort dijo...

Bueno primero que bueno por tu regreso, ya extrañaba ver los changuitos en mis comentarios....

ojjooojjo!!!

Oye me quedo con la primera historia.

ese niño es la onda, te imaginas ??

wuauuu!!!

Lo qu cuentas de tu experiencia en el examen... es que si es vital darle la importancia que merecen todas las personas que nos rodean, yo recuerdo a don Margarito que hacia la limpieza en la secundaria ojojjojo!!

La chica de ayer dijo...

Las pequeñas lecciones de cada instante son las que nos hacen crecer como seres humanos...

Anónimo dijo...

holaaa!!!

Ya te extrañaba, que bueno que ya regresaste :).

Sabes este es mi lema "Jamás juzgues a alguien antes de tiempo". y concuerdo totalmente.

saludos.

Bienvenida!!!